Aloe Vera: Un tratamiento natural para la piel que se expone mucho al sol

 

aloe vera

Yo soy viverista y mi trabajo me exige muchas horas bajo el sol. La piel se resiente. Luego de exponerse al sol, lo que se necesita es humectación, y la aloe vera (Aloe barbadensis) ayuda mucho con el proceso de recuperación de la piel DESPUES de exponerse.

Entre los beneficios que se han reportado para esta planta están el ayudar la piel a desinflamarse, y aliviar enfermedades como la psoriasis  o quemaduras de primer a segundo grado (Juneby, en la revista Pharmacognosy del 2009).

Si usas geles de aloe vera y no el mucilago fresco de la planta, tienes que cerciorarte de dos cosas: si es que el producto es fresco y si tiene la suficiente cantidad de gel natural como ingrediente activo.

En la región la empresa Aromas del Huerto tiene geles de buena calidad: http://www.puntovital.cl/empresas/aromas.htm. Si, estoy promoviendo a alguien. Pero no lo haria si sus productos no fueran buenos 🙂

 

Anuncios

El Quillay

2:21 PM

quillay

Fuente imagen:http://www.claudiopalominos.cl/quillay.html

La especie Quillaja saponaria, conocido como quillay es un árbol común en nuestra región. Hay varias cosas que podemos decir sobre este árbol extraordinario:

  1. Le gusta la compañía. En su estado natural, se le encuentra junto al boldo, el litre, el peumo, la palma chilena.
  1. Es una especie super resistente, y se puede usar para proyectos de reforestación y en zonas semi aridas.
  1. Alcanza hasta 20 metros de altura, y crece relativamente rápido comparándolo con otros árboles nativos de su tipo.
  2. De su corteza se extrae la saponina, que ademas de su uso para jabon y emulsionante, y que hasta esta siendo investigado para la vacuna de la malaria.

¿Y cuál es la mejor época para plantar?

http://www.flickr.com/photos/malrabaal/

Fuente: http://www.flickr.com/photos/malrabaal/

Esta es una de las preguntas más recurrentes entre las que me hacen las personas que acuden al vivero. De hecho es una buena pregunta, pero con una respuesta extensa. Por eso decidí escribir esta entrada.

Si viviéramos en un país tropical cualquier época del año seria la propicia. Pero vivimos en un país con marcadas estaciones, tenemos inviernos duros y veranos súper calurosos y secos. Y claro, con estas condiciones, la primera intuición es correcta: es mejor plantar a finales de invierno, comienzo de primavera. Eso porque la tierra esta húmeda desde la estación más lluviosa para nosotros y empiezan temperaturas más estables. Las plantas entonces tienen toda primavera, verano y otoño para aclimatarse y crecer.

Pero otoño también es buena fecha para plantar.  Es la segunda opción, si es que tus necesidades son para esa época. Pero como decía, la respuesta no es única. Primavera y otoño son las épocas propicias si los cuidados que le darás al jardín son mínimos. Pero con jardineros un poco más dedicados, es hasta posible plantar todo el año, y claro, dependiendo de qué es lo que estas plantando y en qué etapa del crecimiento. Esto es importantísimo, ya que hierbas, arbustos y árboles no tienen las mismas necesidades.

En condiciones naturales, verano no es una buena opción porque las plantas están más vulnerables. Simplemente porque el calor puede hacer que el suelo no tenga la humedad necesaria. Pero esa es la restricción: agua. Si crees que puedes mantener el suelo con una humedad razonable (lo que técnicamente se dice: antes que alcance el punto de marchitez permanente), entonces puedes hacerlo!

Pero a veces proveer agua es más viable y fácil que proveer protección al frio. Es por eso que la última opción para plantar es invierno. Plantar a comienzo de invierno pone en riesgo raíces por las heladas, más aun cuando estas están recién adaptándose al nuevo suelo y régimen de insolación.

Pero hay un gran pero! Un caso especial son los árboles, que tienen época de crecimiento activo y épocas de “invernación”, cuando detienen su crecimiento. Generalmente durante el invierno, los árboles “invernan” y es el mejor momento para trasplantarlas o podarlas porque están menos susceptibles al stress o a que uno interfiera con su proceso de crecimiento. Esto es especialmente verdad en el caso de los arboles que pierden sus hojas (caducos). Los brotes que empiezan a salir ya entrada la primavera indica que están “despertando”. Si los arboles son de hoja perenne (verdes todo el año), puedes plantarlos o replantarlos fuera del rango de invierno, pero aun debes evitar las épocas de sequia y calor.

Los arbustos deben tener mayor cuidado cuando están con flores o empezando a tener flores. Esto no significa que no debas replantarlos cuando esto ocurra, solo que debes tener un poco mas de cuidado, lo que implica no maltratar raíces y mantener el suelo húmedo. Se debe evitar el invierno, por las razones que mencione al principio.

En general, es mejor esperar primavera y otoño para plantas pequeñas, con excepción de las que provienen de climas cálidos: como los cítricos y las frutillas, que tienen que tener preferencia la primavera. En verano no hay problema, siempre y cuando mantengas húmedo. Los árboles nativos de nuestra región son más resistentes a la sequia, pero aun así, deben tener humedad una vez que tienen su nueva posición en tu jardín.

Y claro, más que la época, debes preguntarte si las condiciones de tu jardín están dadas para recibir los nuevos bebes: protección si hay conejos, y un sistema de riego eficiente, que no necesariamente debe ser sofisticado sino inteligente (ver entrada de ahorro de agua) y preparación de suelo que va albergar la nueva planta (temática que será tratada luego en otra entrada).

Les aseguro que regar y cuidar estos nuevos integrantes de la familia será más que una experiencia paisajística. Además de alegrar los ambientes, es una excusa perfecta para la relajación y conexión con la tierra.

Protegiendo Plantas de Exterior en el Invierno

Llego el invierno y con esto la preocupación de que perdamos las plantas que hemos cuidado con tanto esmero durante el año. Pero no todo está perdido. Algunos cuidados simples pueden lograr salvar tus ejemplares más preciados.

¿Porque las plantas sufren en invierno?

El daño de heladas se produce por la formación de cristales de hielo en el interior (tejidos) de las plantas. El hielo ocupa mayor volumen que el agua en forma líquida, por ende, cuando se encuentra dentro de la planta, el agua se congela, se expande y rompe tejidos.

El que rompa tejidos implica dos cosas: primero, se quiebra el sistema que lleva nutrientes y agua a las partes vitales y segundas, que entren hongos a estos tejidos dañados y las plantas se enfermen.

Las plantas que se le caen las hojas en invierno son más resistentes a las heladas ya que no tienen tejido blando expuesto al frio. A veces, inclusive estas plantas resistentes sufren, porque brotes y ramas verdes pueden ser fácilmente dañados en una helada. Por esto es beneficiosa la poda antes de la temporada.

Las raíces también se dañan con el frio, principalmente las de jardín, que tienen raíces superficiales debido al tipo de riego que reciben. Cuando viene la helada, se dañan los primeros centímetros de tierra, se rompen los tejidos y entran las enfermedades.

Aquí van algunas recomendaciones:

1) Riegue con lo justo. Intente colocar lo justo de agua. Charcos de agua durante las horas de frio se transforman en hielo y escarcha.

2) Proteja el suelo con paja, viruta (evite el pino porque puede producir reacciones adversas por la acidez), hojas secas picadas, restos secos de poda. Esto tiene triple beneficio: protege del frio, reduce la cantidad de malezas y reduce la evaporación. Prefiera materiales naturales pero duro, difíciles de descomponer. Hojas secas de palmera, por ejemplo.

3) Cuide el drenaje. Evite apozamientos. Cuando veas el suelo saturado, construye pequeñas zanjas para hacer circular el agua.

4) Maceteros tienen mucha área de exposición al frio. Lo ideal es entrar las plantas durante las heladas, pero si esto no es posible, cubrir el suelo con paja y viruta (descrito en el punto 2) puede ayudar.

Ahorrando Agua en el Jardin

La sequia es una realidad en nuestra región. El agua ya es un bien muy preciado, y conocer técnicas para su ahorro es bueno para el bolsillo y la comunidad.

Los métodos son fáciles, pero requiere ganas y ciertos cambios en la hora de pensar como distribuir y que especies priorizar. Acá van algunas recomendaciones:

1) Plantar en pendiente. Con pendiente me refiero a cualquier desnivel que se encuentra en el terreno, inclusive en aquellos que se ven planitos. Basta una pequeña diferencia para que el agua escurra. Cuando riegues, el agua llegara naturalmente a las zonas más bajas, donde debes colocar las plantas que requieren de más humedad. Esto no significa saturar el suelo, asi que cuide de colocar un buen sistema de drenaje para evitar que las raíces se pudran.

2) Elección de especies. Mucho se habla de que el bosque nativo es mejor. Pero porque? Bueno, una de las razones es el ahorro de agua. Las plantas nativa o autóctonas (que son de natural ocurrencia en cierta localidad) ya están adaptadas a las condiciones climáticas del ambiente donde se encuentran y por ende, usan eficientemente el agua. Hojas, raíces y semillas están listas para estas condiciones adversas y se adaptan solitas a cambios bruscos.

3) No corte el pasto tan corto! El pasto largo hace con que la humedad del suelo se mantenga por más tiempo. Esto es porque la evaporación de suelo descubierto es mayor que aquel que está cubierto por los pastos chascones. Bueno, lo mejor sería evitar pastos que no sean nativos, pero en caso de que valores este tipo de paisajes, no corte el pasto tan seguido si quieres ahorrar.

4) Riegue cuando se vaya el sol. Esto es por la misma razón anterior. Durante el día, la radiación hace con que ocurra mayor evaporación del suelo y raíces no pueden aprovechar el agua que estás echando, porque se evapora muy rápidamente en las capas superficiales.

Algunos trucos para alejar los conejos

El conejo no son solo es un animal dócil y bonito, símbolo de la Pascua de Resurrección. Para muchos es una verdadera pesadilla y puede significar la perdida de mucho trabajo invertido en la plantación de árboles y arbustos nuevos.

Oryctolagus cuniculus (su nombre científico) es originario de Europa. Se reproducen de una manera impresionante, de 30 a 40 hijos por año! (por algo son símbolos de fertilidad) y viven hasta 9 años. Comen de pasto a raíces, pero sus favoritos son los brotes nuevos. Favorecer el hábitat de sus predadores es una de las medidas para combatir la plaga: búhos y zorros.

 Una de las soluciones en la web para evitar que se coman plantas pequeñas y  brotes nuevos es el uso de repelentes naturales. Solución que me parece útil principalmente durante los meses secos, ya que debe reaplicarse cada vez que llueva. El uso de repelentes se basa en la premisa de que a los conejos no les gustan los olores y sabores fuertes como el ajo, la lavanda y el pimentón. También el gusto agrio de algunas especies, como la Digitalis purpurea, por lo que se recomienda plantar esta flor alrededor de las áreas a proteger.

Sin embargo, al parecer el olor mas repelente es el de la orina de los predadores.  La orina de zorro podría ser utilizada en este caso. Desconozco si el Zoológico de Quilpué vende o utiliza la orina de los zorros para este fin. Al parecer, desperdicios de felinos también podrían servir. Esparcir arena sucia de gatos también es señalada, pero en ese caso, no solo espantaría los conejos!

Mirando soluciones  en la web, encontré algunas interesantes:

 Dos recetas de repelentes a base de productos naturales:

1. Un contenedor spray hecho con partes iguales de agua y amoniaco con algunas gotas de detergente liquido para facilitar la dispersión. Se echa alrededor de las plantas, no encima de ellas. (El amoniaco es fuerte, así que es mejor proteger la piel y la vía respiratorias)

2. Cortar y machacar tres ajís picantes (cuanto más picante mejor). Colocarlos en un pote pequeño y agregar una cucharada de agua. Machacar. También se puede usar un procesador, pero en ese caso agregar suficiente agua. Luego, se debe filtrar con un paño y dejar caer en un jarrón de vidrio el líquido de los ajís. Agregar al jugo dos cucharadas de aceite vegetal un chorrito de cola fría y una gota de detergente líquido de loza.  Cerrar el contenedor de vidrio y batir. En un contenedor con spray, mezclar una parte del jugo con 10 partes de agua.  Batir antes de usar y rociar las hojas (no comestibles por supuesto)y tallos y brotes nuevos. Se recomienda rociar en los límites del área a proteger para formar una barrera. Re aplicar cuando llueva y cuando las plantas continúen creciendo. Se recomienda colocar mas ajís y agregar ajo para hacer la mezcla más potente en el caso que sea necesario.

Además del uso de repelentes se pueden usar trampas y dispositivos de sonido. Uno de ellos que más me llamo la atención fue el uso de CDs viejos! Dos CDs son colocados lado a lado en un palito imitando dos grande ojos de un predador. Y a pesar de que al parecer no funciona, tiene su merito, por ingenioso!

Plantas y arboles para cercos vivos

Armar cercos vivos es una idea muy antigua (basta mirar los jardines de los palacetes). Estos no solo tienen un valor estético y visual sino que también funcional. Para aquellos que quieran dar un visual más natural a sus cercos o simplemente quieres un poco mas de privacidad, les muestro algunas ideas. Para aquellos interesados en este servicio, nosotros proveemos las especies que necesita para su proyecto y le ayudamos con la planificación del riego, mantención y compra de insumos.

Un proyecto de cercos vivos no necesariamente implica la construcción de una infraestructura artificial, la pura presencia de plantas en fila basta para crear límites de propiedad o espacios de privacidad. Y la combinación de cercos tradicionales y plantas puede entregar algunos beneficios importantes.

Antes de planificar su proyecto es necesario identificar cual es la función del cerco deseado: ¿Estética? ¿Privacidad? ¿División del predio? ¿Controlar entrada y salida de animales? Quizás todas las anteriores…
De esto depende la selección de plantas y la época en que se deben plantar. Restricciones de suelo también deben considerarse y acceso al riego. Además, diferentes especies tienen especiales indicaciones de plantación, riego y poda.

En general, se pueden distinguir dos diferentes tipos de plantas para cercos: plantas trepadoras o arbustos y árboles. Para la primera opción es necesario ya tener un cerco construido de alambre, plástico o muro y se debe tener en cuenta el deterioro acelerado del material por acción propia de las plantas en contacto directo con el material.

Cuando se usan especies de arbustos o arboles, se puede escoger entre plantas con hoja perenne o caduca, además de pinos. Algo que no siempre es tomado en cuenta es el crecimiento de las raíces. Estas pueden invadir lugares indeseados y deteriorar estructuras como pisos y cañerías. Entre todas las opciones las plantas nativas son mis favoritas. Esto porque son más resistentes a las condiciones climáticas locales y también por su contribución a la biodiversidad, que puede ser un componente importante si lo que se quiere es atraer pájaros y animales que usaran ese espacio como hábitat.

Una opción más “avanzada” es lograr una composición; con mezcla de especies formando setos. Esto es un poco más difícil de lograr, pero el resultado es maravilloso en diversidad de colores y texturas. Es recomendable si se quiere lograr privacidad, estética y los perímetros a cercar son reducidos. La complejidad de esta opción es más bien por el tiempo que se requiere para obtener los resultados que uno espera. Un proyecto de esta naturaleza no necesariamente es inmediato. Puedes tomar hasta más de dos anos completar un proyecto como este, mas pensando en usar plantas de crecimiento lento como los nativos.

En este caso, el resultado vale la pena. Se logra un espacio que es único e con identidad. Es un excelente hábitat para pájaros, entrega privacidad, un ambiente natural, área de diversión para los niños y excelente ayuda para la protección de viento, polvo y contaminación sonora. Lograr esta mezcla es lo más aproximado a imitar los ambientes naturales, donde los árboles y arbustos entregan sombra y humedad a plantas que dependen de ellos. Es así como se puede combinar con plantas pequeñas, sean perennes o estacionales.

Los aspectos más importantes a considerar en tu proyecto de cercos vivos es lo siguiente:

– Cada especie tiene requerimientos especiales de drenaje.
– Debes considerar el espacio que tienes pensando para tu cerco. Tradicionalmente, 5 to 6 metros son necesarios para cercos mixtos, pero en caso del uso de una sola especie, es aspecto más importante es espaciado.
– Opinión y colaboración de los vecinos. Puedes de esta forma tener un colaborador para dividir costos.
– Especies: que tan alta o baja serán las plantas en su etapa madura? Nativas introducidas? Como pueden combinarse?
– Finalmente, Cual será tu sistema de riego?